lunes, agosto 14, 2006

Lovage - Music to make love to your old lady by - 2001

En la carretera musical podemos encontrar variados estilos que nos sorprenden durante los años. Músicos versátiles y experimentales, oídos que se afinan con el tiempo y sentidos que se abren con la edad, que amplian horizontes y comienzan, en ocasiones a tolerar sonidos que antes ni pensaban en disfrutar.

Una vez leí en un artículo algo sobre los departamentos de solteros, de la organización y la finalidad que tienen, recuerdo que decía algo así como "...de la puerta al sillón, pasando por un vino tinto, alguna comida bien preparada, ambiente y una discografía ad-hoc para que la velada no tenga otro destino que la cama y que la mujer de turno en cuestión no repare en abrir las puertas del cielo". Bueno, no hice más que terminar de leer y me sumergí en mi cdteca a ver que es lo que hacía tan real ese artículo, y claro todo comenzó a tener sentido cuando en la sección cachonda aparecían discos de blues, lounge, algún compilado de buenas baladas rocanroleras y sobre todo un disco que alguna vez un amigo me regaló justamente porque "cuando estés con alguna chica, este no falla".

16 cortes componen esta placa de Lovage que de la mano del productor Dan "The Automator" Nakamura, recluta a Mike Patton (Faith No more, Fantomas, Mr Bungle) y la estupenda y sensual Jennifer Charles, reproduciendo una perturbadora, sexy, húmeda y caliente hora de música pensada para disfrutar del mejor sexo con tu chica, dejando brotar las pasiones y desatar las fantasías más ocultas al ritmo de un trip hop pegajoso, meloso, en ocasiones malévolo y candente. Atmósferas que transportan por pasajes de relajo y suavidad, casi como una lengua paseando por alguna suave espalda sudorosa para terminar en temas que agarran de tal forma que es imposible escapar a los embates de la carne. Eso es Lovage, pero lo más especial es que todas esas atmósferas están pensadas, hechas, estructuradas para disfrutarlas con una mujer especial y no con cualquiera que hayas encontrado en alguna noche de bar y rocanrol.

Entre los temas que destacan en este disco debo empezar por nombrar Strangers on a Train, un verdadero juego erótico, entre dos "desconocidos" que se encuentran en un tren; se enredan en un diálogo que se podría denominar un "descarado camino a la lujuria" en que la coqueta y sensual voz de Charles se trenza en una lucha de poder por dominar a un Patton que a esas alturas sólo debe pensar en que cualquier carro del tren sería bueno para la acción. Pero sin duda el climax del disco se alcanza con el temón "Sex (I´am)", una composición que no es erótica ni sensual, es lisa y llánamente una oda al sexo. Las líneas melódicas llevan indesmetiblemente a un orgásmo tanto a los ejecutores como a quienes lo escuchan, acompañados por letras explícitas en que ella, usando sus dotes líricos, se entrega mansa y dispuesta como una gata en pleno agosto a las manos de un macho listo para penetrarla con todo el poder de la testorterona. Y si no me creen simplemente escuchen la letra y lo entenderán, déjense llevar por las melodías más cachondas que encontrarán jamás y por la voz de una Jennifer Charles que sin duda evocará los más básico de vuestros instintos.

Luego la instrumental llamada Koala's Lament, compuesta por el sampleador Kid Koala, donde baja las revoluciones ocasionadas en el orgásmico tema anterior. Es de aquellos cortes pensados en quienes acostumbran fumar un cigarro después de una buena sesión de sexo, acariciando el cabello de la mujer que brindó tan sublimes momentos. El resto del disco descúbranlo, ojalá acompañados.

Aunque mis palabras anteriores parezcan un comentario a una placa hecha para follar sin sentido, debo insisitir en algo que quizá no repararon al leer, este trabajo está hecho para disfrutarlo con una mujer especial, es el acompañamiento perfecto para una velada romántica, hablando a los ojos, brindando con un buen vino en copas de igual calidad, en una atmósfera de conquista, romance, pasión y ojalá amor. Está hecho para acompañar palabras al oído, invitaciones a la locura, para entrelazar las manos y terminar donde quieran terminar. Ojalá con alguna vista panorámica hacia alguna bahía y con la luna llena como única testigo de lo que se viene...


Los temas son:
  • Ladies Love Chest Rockwell
  • Pit Stop (Take Me Home)
  • Anger Management
  • Everyone has a Summer
  • To Catch a Thief
  • Lies and Alibis
  • Herbs Good Hygiene & Socks
  • Book of the Month
  • Lifeboat
  • Strangers on a Train
  • Lovage (Love that Lovage, Baby)
  • Sex (I'm a)
  • Koalas Lament ( Instrumental )
  • Tea Time with Maseo
  • Stroker Ace
  • Archie and Veronica

Las líricas las pueden encontrar en http://www.alwaysontherun.net/lovage.htm

Temas para descargar:

2 comentarios:

Pablo dijo...

Pluma inspirada, la de hoy... me imagino que la nota quizás haya sido redactada mentalmente, después de un satisfactorio fin de semana. Es lo más probale y ¡Salud! por que así haya sido.
Más allá de las sensaciones placenteras asociadas a la escucha de este disco, cabe destacar que este trabajo de Lovage es una demostración de la versatilidad de Mr. Patton, quien no teme a experimentar con nuevos sonidos, como un sibarita que no le hace asco a probar exóticos sabores. Quizás, muchos hubiésemos esperado algunos discos más de FNM, o que repitiera el formato de una placa tan notable como "California", de Mr. Bungle Pero Patton, sin duda alguna, no está para funcionar como un Wurlitzer. Una vez que la receta parece dar con la fórmula correcta, la desecha y empieza otra vez.
Mike Patton vive en un permanente desafío de la capacidad de asombro, la de sus admiradores y la de él mismo.
Alguna vez lo comenté con algún amigo: Patton es una suerte de Frank Zappa de esta época. Un músico carente de prejuicios y que no le teme a experimentar, aunque su sonido, en ocasiones, no sea del agrado de la crítica, ni mucho menos de la industria.
Recientemente se publicó uno de sus últimos proyectos: Peeping Tom, a ver qué sabor tiene.
Y como dice Nacho, reseremos este disco para una buena compañía, al igual que reservamos una buena botella de vino. Satisfacción garantizada.

Melkor dijo...

Corta y precisa: este disco es la zorra. Lo más sexy que ha parido la industria musical desde Barry White y "let's Get It On" de Marvin Gaye. Recomendado a partidarios de todo estilo [yo escucho más que nada rock y metal, pero este disco es de mis favoritos. Buen review.